Archivo de la etiqueta: Espacio Profundo

Un objeto enigmático en el corazón de la galaxia RX J1140.1+0307

La galaxia espiral en el centro de la imagen es RX J1140.1+0307, vista por el telescopio Espacial Hubble. (Foto: ESA/Hubble & NASA/Judy Schmidt)

RX J1140.1+0307 es una galaxia espiral situada en la dirección de la constelación de Virgo. A primera vista, esta galaxia parece una espiral normal, muy parecida a la Vía Láctea, pero esta apariencia es muy engañosa. RX J1140.1+0307 encierra un gran enigma. El Telescopio Espacial Hubble de la NASA y la ESA ha observado recientemente esta galaxia.

La Vía Láctea, como la mayoría de las galaxias, posee un agujero negro supermasivo en su centro, pero algunas disponen de agujeros negros más ligeros, de masa intermedia. RX J1140.1+0307 es una de ellas, y de hecho tiene en su centro a uno de los agujeros negros de menor masa conocidos de entre todos los residentes en núcleos galácticos luminosos.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/ (leer artículo completo)

Los planetas con la masa de Neptuno pueden ser los más comunes en la periferia de los sistemas solares

Ilustración de un exoplaneta con una masa semejante a la de Neptuno. Se trata de una clase de planetas que podría ser la más habitual en las heladas regiones periféricas de los sistemas solares. (Imagen: NASA/Goddard/Francis Reddy)

Un nuevo estudio estadístico sobre los planetas de otros sistemas solares detectados en los últimos años mediante una técnica basada en lo que se conoce como efecto de microlente gravitacional sugiere que los mundos con una masa semejante a la de Neptuno son probablemente el tipo más común de planeta formado en los gélidos sectores exteriores de los sistemas solares. El estudio proporciona la primera indicación sobre los tipos de planetas que más abundan en la periferia de los sistemas solares, lugar donde los científicos sospechan que los planetas se forman de manera más eficiente.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com (leer artículo completo)

Una estrella renace bajo la mirada de los telescopios

SAO 244567 es la estrella central de la nebulosa de la Mantarraya - Matt Bobrowsky, Orbital Sciences Corporation and NASA/ESA
SAO 244567 es la estrella central de la nebulosa de la Mantarraya – Matt Bobrowsky, Orbital Sciences Corporation and NASA/ESA

Gracias a 45 años de observación, los astrónomos han podido entender este proceso en la estrella SAO 244567, situada a 2.700 años luz de la Tierra.

Aunque el Universo está cambiando constantemente, lo hace tan despacio que el ser humano tiene la sensación de que todo permanece igual.

Pero muy recientemente, los científicos han presenciado en directo un rápido y profundo cambio en una estrella: nada más y nada menos que un proceso de renacimiento. Ha ocurrido durante 30 o 40 años SAO 244567, una estrella situada a 2.700 años luz de la Tierra, en la constelación de La Flecha. El proceso ha sido observado gracias al telescopio Hubble y a varios de sus compañeros terrestres, y ha sido publicado este martes en «Monthly Notices of the Royal Astronomical Society» (MNRAS). A diferencia de las otras estrellas renacidas, esta es la primera que le ha permitido a los astrónomos observar en un mismo lugar dos importantes etapas de este proceso: la fase de enfriamiento y la fase de calentamiento.

Fuente: http://www.abc.es (leer artículo completo).

El Observatorio ALMA usa “visión doble” para estudiar el material gaseoso de una galaxia

Imagen de ALMA y de observaciones ópticas donde se aprecia el brillo de las emisiones del monóxido de carbono (rojo) y el cuásar PKS0439-433 (en azul). (Créditos: Neeleman et al.; ALMA (ESO/NAOJ/NRAO); B. Saxton (NRAO/AUI/NSF); H.-W. Chen, Carnegie Obs)
Imagen de ALMA y de observaciones ópticas donde se aprecia el brillo de las emisiones del monóxido de carbono (rojo) y el cuásar PKS0439-433 (en azul). (Créditos: Neeleman et al.; ALMA (ESO/NAOJ/NRAO); B. Saxton (NRAO/AUI/NSF); H.-W. Chen, Carnegie Obs)

Un equipo de investigadores usó el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), en Chile, para lograr el estudio más completo a la fecha sobre el gas molecular de una galaxia, combinando por primera vez dos técnicas distintas, al observar la emisión de PKS0439_008_04, una galaxia cercana, al mismo tiempo que la absorción de un cuásar lejano situado en el mismo eje de visión.

Normalmente, los astrónomos estudian los gases moleculares (que alimentan los procesos de formación estelar) ya sea analizando la emisión de las galaxias o bien su absorción. En el primer caso, estudian las emisiones de radio emanadas naturalmente del gas que atraviesan la galaxia y su halo de expansión. En el segundo caso, examinan la luz de objetos más distantes, como un cuásar brillante, y su absorción al atravesar la galaxia.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com (leer artículo completo).

La cantidad de quásares en los confines del universo es de casi el doble de lo creído

 Recreación artística de un quásar muy lejano. (Ilustración: ESO/M. Kornmesser)
Recreación artística de un quásar muy lejano. (Ilustración: ESO/M. Kornmesser)

Los quásares son agujeros negros supermasivos con un «envoltorio» ultraluminoso. Se hallan en el centro de enormes galaxias, capturando materia, y brillan tanto que a menudo se habla de ellos como balizas del cosmos profundo y figuran entre los objetos más alejados en el universo que podemos estudiar actualmente.

El equipo de Eduardo Bañados, del Instituto Carnegie de Ciencia en Estados Unidos, ha descubierto 63 quásares de la época en que el universo tenía solo 1.000 millones de años (en la actualidad tiene casi 14.000 millones). Las imágenes ahora captadas de tales objetos se deben a la luz que emitieron en aquella época y que, debido a la enorme distancia que nos separa de ellos, solo ahora está llegando a nuestra región del universo.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com (leer artículo completo).